El conflicto que existe con Windows 10 trae cola desde el inicio. Hace dos años esta nueva versión del sistema operativo más antiguo del mundo llegaba hasta nosotros avisándonos de que había otra forma actualizada para nuestro ámbito de trabajo o usar en el tiempo de ocio que tenemos.

Durante todo este tiempo hemos visto cómo hay aún muchos ordenadores que mantienen viva su versión de Windows 7 y para los que separarse de ella supone un auténtico desafío. La pereza juega un papel importante cuando se trata de los cambios e instalaciones del sistema operativo (al menos el 32% ha confesado que no lo hace debido a esto) Sin embargo, hay otros factores que se hacen visibles a la hora del cambio.

Los fallos de Windows 10 algo imperdonable para los users

Los usuarios más avanzados y que hacen uso de Windows de forma diaria para su trabajo, aseguran que los fallos del sistema operativo es lo que les ha mantenido firmes con la versión anterior. Si bien hay muchos modernos que gustan de tener todo a la última y con su versión más actualizada, también nos encontramos con este tipo de personalidad que no quiere, bajo ningún concepto ir a menos cuando se trata de algo novedoso o que se supone que nos dará muy buenas ventajas.

La guerra de las actualizaciones de los sistemas operativos de Microsoft es siempre la msima. Pocos son aquellos que nacen sin fallos o que con el paso del tiempo, se vuelven mucho más opacos y sin vida alguna. En el caso de Windows 10 parece que hablamos de uno de los peores que hemos conocido hasta el momento.

Los pantallazos azules son la queja general de los usuarios que han probado el sistema pero hay muchos otros detalles que también han resultado incómodos. En cualquier caso, la renovación a esta última versión de Windows es un hecho que debemos tener listo antes de que llegue 2018.

Una de las últimas noticias sobre Windows 10 ha venido directamente del portal de la empresa estadounidense. Según parece, antes del 31 de diciembre de 2017 tendremos que tener instalado el ejemplar en nuestros dispositivos móviles u ordenador de mesa con el que trabajamos puesto que es el ultimatum que ha dado la compañía. ¿Lo tienes puesto ya en el tuyo?